Archivos de la categoría ‘Sin categoría’

Imagen

El poder corrompe. Igual que un gobierno puede corromperse cuando detenta el poder absoluto, los mercados también pueden corromperse cuando los investimos con ese mismo poder ilimitado. Estamos viendo los efectos de ese poder hoy en día. El empobrecimiento y miseria de millones de personas y su eventual esclavitud”

Mahatir Mohamed, primer ministro de Malasia, 1981–2003.

 

El FMI no es una entidad neutral. El FMI tiene unos intereses muy concretos. Es una institución que representa los intereses de Wall Street y las corporaciones estadounidenses. El FMI no se equivoca. Nunca se equivoca. Cuando escribe en un informe que las reformas estructurales a lo mejor han ido más allá de lo necesario. Es simplemente una muestra de cinismo o un lapsus de honestidad. El FMI nunca comete la equivocación de elevar los salarios, aumentar el gasto social, mejorar las condiciones laborales de los trabajadores o aumentar el poder adquisitivo de la población. Ese es un tipo de “equivocación” que nunca va a cometer.

No podemos creer que licenciados y doctorados en Harvard, Yale, la London School of Economics, Cambridge, Berkeley y muchas otras de las mejores instituciones académicas globales puedan equivocarse repetidamente ¿Por qué iban a continuar tomando las mismas medidas que han causado tanto dolor y miseria a tantos pueblos? Siempre las mismas medidas con los mismos lamentables resultados. Es fácil. Su función es saquear países y eso lo hacen a conciencia y meticulosamente. No tenemos que tener miedo a utilizar la palabra “saqueo”, pues eso es lo hacen estas instituciones internacionales: *OMC, FMI, UE, BM, etc. Pueden ser dogmáticos y crueles, pero no son tontos y saben muy bien lo que hacen y a quién benefician siempre.

La crisis que ha vivido España no es nada característico ni idiosincrático de este país. Está dentro de la dinámica de la economía internacional. No es la corrupción ni la incompetencia política – por mucho que sí existan objetivamente – el principal causante de la crisis. El principal problema ha sido la corrupción del sistema financiero global. Hoy totalmente quebrado. De esta crisis de la deuda privada española podemos encontrar repetidos antecedentes en el pasado cercano. Por ejemplo, en la crisis sufrida por los países del Sudeste Asiático a finales de los 90.

Tras más de tres décadas de crecimiento económico y reducción de las desigualdades y la pobreza, altas tasas de ahorro, políticas industriales, gasto público en educación y ciencia; a principios de los años 90 estos países fueron fuertemente presionados por los Estados Unidos para abrir sus mercados financieros. Por ejemplo, se obligó a Tailandia a quitar las limitaciones que tenían los bancos para dar créditos inmobiliarios. Y Corea aceptó a regañadientes que sus bancos y empresas pudieran endeudarse en moneda extranjera Con la liberalización de sus mercados financieros llegó un enorme flujo de dinero occidental – europeo y, sobre todo, estadounidense – a las economías asiáticas –. Este dinero dedicado principalmente a la especulación creó una gigantesca burbuja inmobiliaria en esta región.

¿Burbuja inmobiliaria con dinero especulativo europeo y estadounidense? Me suena bastante familiar… Fue una época de enormes beneficios, de congratulaciones de los financieros internacionales porque sus medidas traían grandes cantidades de capital, acababan con las ineficiencias económicas de los controles y las regulaciones sobre éstos y, acarreaban un rápido crecimiento económico. Sin embargo, como siempre ocurre “contra todo pronóstico” la burbuja inmobiliaria explotó dejando miles de edificios de oficinas y apartamentos vacíos. La enorme orgía especulativa creada por los bancos estadounidenses y los mercados internacionales acabó como acaban todas: reventando y, como siempre ocurre, se llevó por delante el mercado financiero local ¿A qué parece una experiencia muy cercana?

El estallido de la burbuja especulativa – porque el dinero que llegó durante esos años sólo fue a especular – provocó el pánico. Los banqueros se pusieron, podríamos decir, nerviosos, aunque no es seguro porque sabían que a su rescate acudiría el FMI y el Tesoro estadounidense. Qué, faltaría más, acudieron. Pero surgió un problema. Los países del Sudeste Asiático no querían la ayuda del FMI. Conocían como funcionaban las medidas del FMI y quienes iban a pagar las consecuencias del rescate financiero. Pero, un poquito de extorsión por aquí y por allá, alguna llamada de teléfono a horas intempestivas – ¿A qué os suena? – y todo arreglado. Corea y Tailandia cogieron los préstamos del FMI.

La Indonesia de Suharto puso más reparos, poniendo como decía Robert Rubin – el entonces secretario del Tesoro – en peligro “la confianza” de “los mercados internacionales y los inversores domésticos” al no aplicar las reformas (estructurales) y, no combatir “la corrupción” ¿A qué os suena? Pero, Suharto acabó aceptando el préstamo y los recortes sociales y, Suharto acabó cayendo, porque los préstamos y las reformas del FMI no estabilizaron el Sudeste Asiático sino que lo condenaron al caos, porque el dinero no fue a estabilizar estos países sino directamente a rescatar a los bancos e inversores estadounidenses – y a las grandes fortunas nacionales – que rápidamente sacaron los dólares del FMI, avalados, respectivamente, por los pueblos de Corea, Tailandia e Indonesia, que luego pagarían el desastre de las apuestas inmobiliarias de estos bancos. Y, las reformas hundieron la economía en una profunda crisis.

Por tanto, asistimos a como el dinero del FMI tomado por estos países va directamente a los bancos estadounidenses que han especulado, que sacan rápidamente ese dinero del país hundiendo la economía, convirtiendo el dinero de su rescate en deuda pública y, luego esta deuda tendría que ser pagada por los trabajadores con recortes sociales, nuevos impuestos y la privatización de bienes públicos ¿A qué resulta familiar? El paro se multiplicó por 10 en Indonesia, llegando al 15%; por cuatro en Corea y por tres en Tailandia. En países donde no existía un seguro por desempleo las consecuencias eran gravísimas. El PIB se hundió. Las medicinas dejaron de estar al alcance de la población, al igual que la educación. Además el FMI retiró los subsidios a la alimentación y la energía provocando una gran carestía. Y todo ello para rescatar a unos bancos corruptos, para que éstos, luego volvieran a un país plagado de gangas.

Según Robert Rubin y los financieros internacionales la crisis se debió a la corrupción intrínseca de estos países y a sus malas instituciones ¿no resulta esto bastante familiar? Dicho esto por una persona que venía de Goldman Sachs y que, más tarde, posibilitó la fusión ilegal de Citicorp y Travellers Group, creando posteriormente una ley ad hoc – que derogaba la ley Glass–Steagall – para legalizarla y, que junto con Larry Summers y Alan Greenspan desreguló el mercado de derivados, no deja de ser “curioso” ¿Cómo te quedas cuando te llama corrupto un tipo que le facilita saltarse la ley a una institución bancaria para luego acabar en esa misma institución cobrando 126 millones de dólares?

Entonces, tenemos a países que llevaban tres décadas de crecimiento, superávit económico y una importante reducción de la pobreza, que de repente, tenían que ser reformados de arriba abajo porque los bancos estadounidenses estaban al borde de la quiebra por sus malas apuestas inmobiliarias ¿Cómo va a reformar tu país otro tipo, Larry Summers, que tras desregular el mercado de derivados con el apoyo de Alan Greenspan se levanta más tarde 20 millones de dólares de un fondo de inversión dedicado a esos menesteres? ¿Puede haber mayor corrupción y cinismo que la de estos banqueros que a cambio de cientos de millones hunden a millones de seres humanos en la miseria y la desesperación? Es difícil.

No todo les salió tan bien como esperaban. El FMI resbaló en Malasia. El presidente Mohamed aguantó la extorsión y no se plegó al matón de los mercados, cesó a su ministro de Hacienda partidario del FMI – una figura, Anwar Ibrahim, ampliamente ensalzada por la prensa estadounidense – y tomó las medidas más repudiadas por el FMI, los mercados y la ideología del “libre mercado”. Primero, Malasia tenía a sus bancos estrictamente regulados y protegidos, no les había permitido endeudarse fuertemente con los mercados internacionales. Cuando la crisis estalló con más virulencia, Malasia bajó los tipos de interés y ordenó que toda su moneda – el ringgit – que se encontrara fuera del país volviera inmediatamente. Además, prohibió durante un año la salida de las inversiones extranjeras a corto plazo. Malasia practicó el control de capitales mediante un impuesto a la salida de los mismos.

Con estas medidas Malasia salió en un espacio muy breve de tiempo de la crisis, un año. Evitó el ataque de los especuladores a su moneda y a su mercado financiero. Protegió a sus empresas que no sufrieron los tipos de interés leoninos recomendados por el FMI, evitando las quiebras masivas que se produjeron en Tailandia, Corea o Indonesia, que exacerbaron la crisis económica. Y protegió a sus trabajadores no aplicando recortes y reformas sociales que hubieran hundido a éstos en la miseria a cambio de recibir un préstamo del FMI para rescatar a los bancos extranjeros.

Malasia se enfrentó a la “buena” economía y a la corrupción de los mercados financieros y sus instituciones. Esta crisis tiene enormes paralelismos con la española y también, enormes enseñanzas para nosotros. Aquí por orden de la Unión Europea y del FMI, los banqueros internacionales y las grandes fortunas siguen siendo rescatados de sus malas apuestas a costa de todos nosotros. Sus intereses no son los nuestros. Malasia fue un mal alumno, no hizo los deberes y cometió todos los pecados habidos y por haber contra la ortodoxia de los mercados. No hay nada como de vez en cuando desobedecer, ser un mal alumno y no hacer los deberes.

Anuncios

 

Lo que hagas al menor de mis hermanos, me lo haces a mí…

– alguien, en algún lugar, hace mucho tiempo

boston police state

© Charles Krupa / Associated Press
Estado Policial de Boston: Un equipo SWAT se prepara para hacer una búsqueda casa por casa mientras los residentes abandonan sus casas en Watertown, Mass. 19 de abril, en sus batas y sin zapatos. Apostamos a que tampoco se emitieron órdenes de búsqueda.

No te molestes por leer este ensayo, no hará ningún bien. Lo digo en serio, deja de leer ahora, no tiene sentido, es inútil. Ya no hay nada que valga la pena decir.

Todo el día de ayer las cabezas parlantes en la TV informaron que toda la ciudad de Boston se encontraba “cerrada” mientras las autoridades de la ley buscaban puerta por puerta al “sospechoso” restante de los Ataques de la Maratón.

Y como obedientes y traumatizados robots que son, los buenos ciudadanos de Boston se entregaron y cumplieron. Agradecidos por la protección de sus amos en vestimentas negras de combate recargadas, aceptaron ser humillados y acorralados como ovejas en sus propios hogares.

Llenos con la adrenalina de estar directamente involucrados en el centro de esta crisis claramente manufacturada, esperaron, temblando dentro de sus habitaciones, ni siquiera remotamente concientes de cómo estaban siendo manipulados y engañados.

Seriamente, ¿cómo es posible que la gente todavía comprara esta basura?

¿Alguna vez te has preguntado cómo es que enormes cantidades de personas adormecidamente y voluntariamente hicieron fila para entrar a las cámaras de gas de la Segunda Guerra Mundial, sin la más mínima resistencia, sin siquiera intentar luchar?

Ese es el porqué.

Esto es lo que nos hemos vuelto.

Un país de esclavos.

Ciegos, sordos, mudos y paralizados de miedo.

Quien siembra vientos cosecha tempestades

boston police state 1

© Mario Tama / Getty Images
Habitantes de Boston encarcelados en sus propios hogares. Igual que en las películas… click, click…

Para todos los Facebookers y Tweeters que andan por ahí, republicar esta obvia propaganda, enviar sus plegarias y cálidos deseos pro la “pobre gente de Boston”, alimentados por la excitación y horror de otro falso ataque terrorista, USTEDES son el problema.

Por el amor de dios, es obvio que a estos dos hermanos les han tendido una trampa para pagar los platos rotos. Sus padres prácticamente dejaron en evidencia que ellos habían sido preparados por el FBI durante años. ¿Estás mirando los mismos canales de noticias que yo? Mira nuevamente las imágenes en las que llevan al muchacho desnudo por la calle – se supone que tenemos que creer que ese era el escuálido de 19 años al que “dispararon dos veces en el bote”, ¡por gritar fuerte! ¿Te parece que ese hombre musculoso está críticamente herido?

Una vez más por comprar esta completa y total mentira disfrazada de información mediática, estás permitiendo que esta clara farsa continúe, estás entregando poder a aquellos que buscan controlarte y has abandonado tu responsabilidad como ser humano de utilizar tu inteligencia innata para descubrir qué es lo que está sucediendo realmente y qué es lo que está en riesgo aquí.

¿Alguna vez se te ha ocurrido que esta clase de ataque sucedido en Boston es la REALIDAD DIARIA del pueblo de Siria? ¿Y antes de ello de todo el pueblo de Libia? ¿Y antes de ello de todo el pueblo de Irak, Afganistán, Gaza y la Cisjordania ocupada? Viven todos los días en estas idénticas condiciones, sin saber nunca dónde y cuándo podría explotar una bomba o podría caer un misil de un ataque con un drone desde el cielo.

¿Puedes imaginarte cómo es salir a la esquina a comprar sabiendo que en cualquier momento podría explotar algún dispositivo incendiario y arrancarte la carne? ¿Puedes imaginarte vivir en este escenario todos los días, donde nadie está a salvo, donde tú y tus seres amados están en constante peligro? Bueno, será mejor que te acostumbres porque solo se va a poner peor.

Seguro, es fácil olvidar las horribles atrocidades cometidas a diario por tu gobierno electo porque es algo que sucede “allí lejos”. Llevando este argumento más allá, ¿porqué la gente de California debería preocuparse por unas pocas víctimas en Boston si es algo que sucede “allí lejos”? ¿O porqué debería la gente de Boston preocuparse por la cacería y encierro obligatorio en Watertown, al oeste?

En el EEUU de hoy en día, el narcisismo y el auto-interés reinan de manera suprema. A menos que algún evento trágico les afecte directa y personalmente, la mayoría de la gente no está lo suficientemente motivados para preocuparse. El fondo de la cuestión es; más allá de los verdaderos autores, es tu silencio y complicidad hacia los crímenes de guerra cometidos por tu gobierno los que han resultado en esta serie de eventos que ocurren ahora mismo en una gran ciudad norteamericana.

Ellos saben como hacerte sumiso, saben que acatarás, juegan con tus temores más oscuros, y mediante tu apatía y abismal ignorancia, les das licencia para controlarte. Hace tiempo se ha pasado del punto de no retorno y estoy harto y avergonzado de qué tan fácil la gente puede ser manipulada para creer mentiras.

No hay esperanza para la raza humana.

A la espera que caiga el próximo zapato

boston police state 2

© Charles Krupa / AP
En las calles de Boston la policía con equipos tácticos llega en un vehículo blindado mientras buscan a un joven que podría o no podría ser sospechoso de las explosiones en el Día de la Maratón de Boston.

Ahora que el terrorismo promovido por el estado ha hecho su aparición en suelo norteamericano, sospecho que este ataque en Boston es solo el comienzo de muchos eventos del mismo tipo. Mientras Quienes Detentan el Poder sigan utilizando una metodología de terror contra sus propios ciudadanos – una metodología que han probado, modificado y aparentemente ‘perfeccionado’ con gran efectividad en otros países – el pueblo de EEUU se alineará y se inclinará sin demasiada protesta a medida que más y más de sus libertades les son arrebatadas.

Toda la semana, mientras miraba el desarrollo de este drama, me invadió una sensación de mórbida ansiedad, como si estuviera esperando que sucediera la próxima gran cosa. Yo sé que está llegando, puedo sentirlo. Todas las señales están allí, y solo es cuestión de tiempo. El problema con este monstruo que hemos creado, es que tiene una infinita cantidad de pies y una interminable cantidad de zapatos, por lo que esperar a que caiga el próximo zapato seguramente no será el fin. Caerá y seguirá cayendo hasta que no quede otra cosa que cenizas y cielos rojos de sangre.

Sabes, a veces siento que este planeta es un gran manicomio. Los más perturbados, enfermizos y malvados individuos son los que tienen las llaves y hacen las reglas. La gran mayoría de los internos aceptan su cautiverio voluntariamente y reverencian a sus captores. Su lealtad y devoción para con la elite es tan extrema que están dispuestos a luchar y morir por ellos, y justificar sus atrocidades y atacar a otros internos porque sus líderes se los dicen.

Estos gobernantes lavan el cerebro de los internos con incesante programación ritual para hacerles creer que son libres. Los drogan con fármacos y envenenan el mismo aire, alimentos y agua que consumen… y los internos les están agradecidos.

Entre esos 7 mil millones de internos, al parecer, existen quizás un par de cientos, o quizás un par de miles como máximo, que están conscientes de la prisión en la que nos encontramos y que están trabajando como locos para encontrar una salida.

Luchar en contra de probabilidades imposibles, contra un enemigo engañoso y despiadado, rodeados de una horda de zombies, cómodos en su somnolencia, ya parece que no vale la pena ni siquiera hablar de ello. ¿Quién va a escuchar? ¿Qué diferencia podría hacer?

A veces creo que sería más fácil entregarse y morir.

Olvidarse del sufrimiento, de las guerras, las mentiras y manipulaciones y dejar que todo se desvanezca.

¿Te parece que estoy furioso? Claro que si.

Estoy harto y cansado de las mentiras y el show continúa.

¿Qué más hay? ¿Qué otra opción tenemos más que seguir?

Ya no tengo respuestas.

Así que mejor dejemos a Samwise Gamgee y al Agente Smith den el cierre por ahora.

“Hay un poco de bien en este mundo, y vale la pena luchar por él.”

– J.R.R. Tolkien, Las Dos Torres

Agente Smith: “No puedes ganar, ¡es inútil seguir luchando! ¿Por qué, Sr. Anderson? ¿Por qué persistes?”

Neo: “Porque elijo hacerlo.”

The Matrix

 

Avatar

Timothy C. Trepanier

Timothy C. Trepanier is a long time editorialist for Sott.net. He holds a BSc in Pharmacy from the University of Alberta and is co-owner of the Rabbit Hole Bookstore in Alberta, Canada. He lives on a farm with his beautiful partner and their dog. He likes music, bacon and music about bacon.

 

“La unidad es la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo.” Isaac Newton

© Desconocido

Existe un mundo y una verdad objetiva. Y dentro de este mundo hay múltiples ramificaciones que componen lo que podemos considerar la Realidad. Y debido a que la Realidad está fragmentada, cada civilización, cultura, religión, grupo e/o individuo le da una interpretación particular a dichos fragmentos que proviene de su idiosincrasia. Por tanto, ésas interpretaciones pueden ser erróneas, carentes de datos, enmarcadas por el marco subjetivo característico de la humanidad. Además, desde la persona normal de la calle pasando por el investigador más ávido, podemos observar que existe la costumbre de enfocarse en muy pocos aspectos de la totalidad de lo que compone la Realidad, y peor aún, no suelen relacionar unos aspectos con otros. Cuando se habla de meteorología, no se habla de sociología. Cuando se trata de conspiraciones, no suele hablarse de psicología. Si estudiamos asuntos que guardan relación con el desarrollo del ser humano – lo que se suele llamar espiritualidad-, no se habla de la Patocracia.

Con estas palabras quiero iniciar un pequeño análisis de lo que supone para el conjunto humano centrarse tan sólo en una serie de aspectos de la Realidad y obviar otros tantos que verdaderamente, si de forma global se hiciera el ejercicio de atar cabos y de comprender que la Realidad es una y que es nuestra labor buscar las relaciones entre sus fragmentos, llegaríamos a tener el mapa completo, y así podríamos vivir con conocimiento y actuando en consecuencia en cada situación concreta o momento histórico determinado.

Saber y comprender

“Con el pensamiento ordinario, la gente no distingue entre saber y comprensión. Piensan que cuanto más saben tanto más deben comprender. Es por esto que acumulan el saber o lo que ellos así llaman, pero no saben cómo se acumula la comprensión y no les importa saberlo.” G.I. Gurdjieff

El primer problema que nos encontramos a la hora de abordar cualquier temática, es el de la comprensión. En esta época tenemos acceso a una cantidad ingente de información. Existe un infinito abanico de opciones a la hora de informarnos sin precedente en la Historia. Pero el que haya una amplísima disposición de información a nuestro alcance, no significa necesariamente que seamos más inteligentes o que estemos más preparados ante las circunstancias de la vida. Sencillamente sabemos más cosas. ¿Y acaso no significa que el que sepamos más cosas seamos de alguna manera superiores que nuestros ancestros? No. Porque saber no es lo mismo que comprender.

El estudio de la Realidad no se basa únicamente en el acopio de información y datos. Es necesario integrar el conocimiento aprendido dentro de uno mismo.

Saber es poseer información sobre algo concreto sin necesidad de haberlo comprendido ni llevado a su aplicación. Se pueden saber muchas cosas, poseer mucha información leyendo libros o escuchando conferencias, pero la simple información no produce resultados transformadores en el Ser de ningún individuo. Escribió el profesor de filosofía Jacob Needleman:

“[…] Las ideas filosóficas no cambian nada en la vida de un individuo. Sin el conocimiento práctico de cómo llevar las grandes ideas al corazón e incluso a los tejidos del cuerpo, la filosofía no nos puede llevar muy lejos.”[del Cristianismo olvidado]

Los estudios sobre la Realidad, para que puedan ser útiles y transformadores en una persona, han de ser comprendidos, es decir, integrados en el propio Ser. El conocimiento aprendido tan sólo es válido de esta manera. Comprender, entonces, es integrar dentro de sí una información concreta, convirtiéndola en parte de uno mismo. A diferencia del saber, que tan sólo tiene relación con el intelecto, la comprensión es la asimilación de una información tanto en el plano intelectual como en el plano emocional e incluso físico.

El estudio de la Realidad no termina en la comprensión. La comprensión transporta al estudiante al conocimiento práctico de la información asimilada e integrada. El Conocimiento es la aplicación práctica del saber y la comprensión en el momento, situación y ámbito requerido. El Conocimiento es el saber-hacer. ¿De qué nos sirve saber algo si luego no tenemos el conocimiento apropiado para utilizarlo?

Para comprender de forma práctica lo que estamos hablando, vamos a ejemplificarlo. Imagínense a una persona que abre la TV y se dispone a ver el noticiero. El presentador nos “informa” – o desinforma- sobre las atrocidades que se están cometiendo en una zona de guerra. Generalmente, la reacción de esta persona suele ser la de cierto desinterés, ya que a continuación darán las novedades deportivas del día y aquí paz y después gloria. En parte, esto ocurre porque la mass media actúa con ése propósito, y en parte también porque nuestro televidente no está comprendiendo lo que ocurre. Apenas tiene algunos datos, y aunque sabe que se están cometiendo asesinatos e injusticias, en realidad no le importa demasiado. Si hiciera un ejercicio de comprensión, primeramente se preguntaría por qué ocurren estas cosas. Informándose un poco más y haciendo un ejercicio de empatía hacia ésa situación, podrá meterse al menos mínimamente en la piel del suceso, y por tanto, comprender una parte de lo que ocurre. Y ése hecho, aunque pueda parecer a primera vista poco importante, es un acto que cambia la percepción sobre el tema por el que se ha interesado.

Extrapolemos este ejercicio a nuestra vida cotidiana. Imaginemos de nuevo a nuestro hipotético televidente, que en su lugar de trabajo tiene un encontronazo con un compañero porque éste le ha hablado mal, le ha faltado el respeto gritándole y lleva todo el día de mal humor. Bien, nuestro muchacho/a tiene la opción de entrar en ése juego de “a ver quién puede más”, o evitar la situación como pueda. Después de la discusión, tiene la opción de preocuparse únicamente de la falta de respeto que ha sufrido, de qué pensarán los demás de lo que han visto, de sus propias emociones, etc.; o la alternativa de ejercer un acto de comprensión.

Bien, si nuestro chico/a hiciera un ejercicio de empatía para comprender – y no sólo saber- porqué su compañero ha actuado así, si fuera empático con la situación que vive este compañero, podría adquirir una nueva calidad perceptual en cuanto a él y esto podría extenderse a otras situaciones y personas. Percibiría a las personas de otra manera porque dejaría de ser egoísta y comenzaría a comprender las características y situaciones de los demás. Este acto amplia la comprensión y conocimiento de la Realidad en lo referente a nosotros mismos y lo que vivimos.

Separatismo consensuado

De forma un tanto extraña – por describir de alguna manera el siguiente hábito-, la especialización en todas las ramas del conocimiento ha provocado de forma consciente o inconsciente la aparición de un separatismo consensuado entre unas y otras ramas del saber. Ya he comentado al principio que cuando se habla de una rama de la ciencia, no se suele relacionar con otra -o no suficientemente-, ya que a veces pareciera que una rama pueda ser incluso antagonista de una que estudie cosas diferentes. Sí, el concepto de “separatismo consensuado” es un oxímoron en toda regla, pero es una realidad que no sólo la encontramos en el campo de la ciencia, sino en el conjunto social, ya que las personas tenemos la tendencia de clasificar los componentes de la Realidad sin unirlas entre ellas; es más, las separamos. Y todos están de acuerdo en que es lo correcto. Por tanto, el separatismo consensuado es la costumbre de separar el conocimiento sin que apenas se cree un nexo de unión entre las partes, siendo así aceptado por la mayoría.

Voy a ponerles algunos ejemplos. Tan sólo son ejemplos que me he encontrado en mi vida, pero espero que sean útiles para comprender de qué estamos hablando.

Por circunstancias de la vida, he tenido bastante contacto con personas que buscan la espiritualidad – o lo que creen que es espiritualidad-. Estas personas, ya de entrada, suelen demarcar de forma pronunciada una barrera entre los “asuntos del espíritu” y la problemática social en la que puedan estar viviendo. Viven sumergidos en una burbuja en la que no existe ningún interés por conocer el ambiente en el que cohabitan con los demás, porque consideran que hay que enfocarse tan sólo en lo espiritual, en el Alma, y que pensar en las cosas malas que ocurren es rebajarse y disminuir sus vibraciones de conciencia – sé que es una ensalada de palabras sin sentido, pero les aseguro que lo he oído más de una vez-.

Pero si estas personas no conocen qué ocurre en el mundo real en el que viven, pueden ser víctimas de su ignorancia. Porque quizá están consumiendo alimentos perjudiciales para su salud, o compran productos que han sido fabricados por niños en condiciones terribles; o tienen su dinero guardado en un banco que alimenta la proliferación de armas nucleares. En este contexto, ¿de qué sirve centrarse en los “asuntos espirituales” si con pequeños actos estamos contribuyendo de una forma u otra a que los escenarios de maldad continúen en el planeta?

También, y esto es generalmente común, he conocido a personas indignadas con el sistema capitalista y que abogan por un cambio, pero que no llegan a comprender – aunque se las informe de ello- de que el culpable de la coyuntura actual no es el capitalismo per se, sino que la causa es la Patocracia, y que el capitalismo es un síntoma de ello. Pero igualmente, parece ser complicado que la población haga relaciones entre la psicopatología y la política o en el análisis de los Sistemas, ya que incluso llegan a mofarse de ello y a rechazarlo tajantemente.

Y en este caso, si no se hace la apropiada relación entre política y psicopatología, siempre seremos víctimas de la Patocracia, ya sea bajo el nombre de capitalismo, socialismo, etc.

Nadie está exento de caer en el separatismo consensuado. Es un hábito muy arraigado en la civilización. Cada persona o grupo percibe la Realidad de una manera concreta, y ése marco en el que se mueven no les permite ver más allá de lo impuesto. Así que es difícil encontrar a grupos que se preocupen de temas espirituales y política al mismo tiempo, o de ufología y psicología a la vez, o de nutrición y religiones. Si las ramas del conocimiento son unidas objetivamente entre sí, podemos ver que todo lo que existe está relacionado, y que centrarnos o especializarnos en tan sólo unas pocas ramas del saber no nos ayuda demasiado a la hora de comprender la Realidad en su conjunto.

Profundizando en el aspecto individual de cada persona, nos encontramos con otro ejemplo de separatismo consensuado y que afecta a la comprensión de uno mismo y el entorno. Uno puede llegar a darse cuenta de lo destructivo que es el sistema o que la sociedad como conjunto se encuentra en un proceso de acelerada degradación; impera el consumismo, el individualismo, la vanidad, la competitividad entre compañeros, la ausencia de espíritu crítico, etc., etc. Todo el mundo culpa a los políticos, a Hollywood, a la televisión y a todo aquello que pueda condicionar a la población. Pero, ¿alguien piensa en que la corrupción de una sociedad se inicia con la escolarización? La escolarización es algo que se menciona en la crítica social, pero para la población parece que sigue siendo una vaca sagrada. La escolarización es el adoctrinamiento hacia la estupidez. John Taylor Gatto, en su libro “Historia secreta de la educación”, comenta:

La gente corriente envía sus hijos a la escuela para que sean inteligentes, pero lo que enseña la escuela moderna es la estupidez. Es una idea religiosa fuera de control. No tiene que aceptar esto, sin embargo, para darse cuenta de que esta clase de economía estaría amenazada si demasiada gente inteligente supiera demasiado. […]

La estupidez a la antigua acostumbraba a ser simple ignorancia. Ahora la ignorancia ha sido transformada en categorías matemáticas permanentes de estupidez relativa como «dotados y con talento», «grupo principal» o «educación especial». Categorías en que el aprendizaje es racionado para bien de un sistema de orden. La gente estúpida ya no es simplemente ignorante. Ahora es adoctrinada, su mente condicionada con dosis sustanciales de desinformación preparada comercialmente con propósitos tranquilizadores.

Jacques Ellul, cuyo libro Propaganda es una reflexión sobre el fenómeno, nos avisó de que los niños prósperos son más susceptibles que los otros a los efectos de la escolarización, porque se les promete más confort y seguridad permanentes a cambio de la rendición total:

“El juicio crítico desaparece completamente, porque de ninguna forma puede jamás existir juicio crítico colectivo […] El individuo no puede seguir juzgando por sí mismo porque inevitablemente relaciona sus pensamientos con todo el complejo de valores y prejuicios establecidos por la propaganda. Respecto a las situaciones políticas, se le dan hechos juicios de valor investidos con el poder de la verdad por […] la palabra de expertos.”

La nueva estupidez es particularmente mortal para los chicos de clase media o media-alta, ya hechos superficiales por múltiples presiones para conformarse, impuestas por el mundo exterior a sus padres normalmente ligeramente arraigados. Cuando llegan a adultos, están convencidos de que tienen que saber algo porque sus títulos y licencias eso dicen.

Permanecen así convencidos hasta que un divorcio inesperadamente brutal, una reducción de personal a media edad o ataques de pánico sin sentido perturban el equilibrio precario de su humanidad incompleta, de sus vidas adultas nacidas muertas. […]

Ellul lo describe así:

“El individuo no tiene ocasión de ejercer su juicio sea en cuestiones de principio o en sus implicaciones. Esto lleva a la atrofia de una facultad no ejercida con facilidad bajo [las mejores] condiciones […] Una vez el juicio personal y las facultades críticas han desaparecido o se han atrofiado, no reaparecerán simplemente cuando la propaganda se suprima […] se necesitarían años de educación intelectual y espiritual para restaurar esas facultades. El que está sometido al influjo de la propaganda, al ser privado de una propaganda, adoptará inmediatamente otra. Esto le ahorrará la agonía de encontrarse vis a vis con un acontecimiento sin una opinión confeccionada.”

Una vez los mejores niños son rotos por un sistema así, se desintegran moralmente, pasando a ser dependientes de la aprobación del grupo. Una alumna de mérito nacional de mi propia familia escribió una vez que su sueño era ser «una pequeña parte de una gran máquina». Eso me rompió el corazón. Lo que los chicos atontados por la escolarización no pueden hacer es pensar por sí mismos o estarse tranquilos alguna vez durante mucho rato sin sentirse locos. Los chicos y chicas idiotizados muestran dependencia explotable de muchas formas por las personas mayores especialistas en ello.

Se puede llegar a tildar de exagerado considerar que la estupidez se enseña, pero si analizamos la creatividad, el pensamiento crítico y los juicios de valor del ciudadano de a pie, constataremos que por desgracia dicha apreciación es muy cierta. Piensen en la predisposición a comportarnos de forma gregaria, o de cómo somos fácilmente manipulables – recuerden el efecto de la tercera persona para no caer en la idea de creerse uno mismo como “no manipulable-. La pusilanimidad y el consecuente gregarismo son características sociales que borran por completo la capacidad de pensar por uno mismo, y por tanto de tener la opción de vivir libremente.

“Nadie es más esclavo que el que se tiene por libre sin serlo.” Goethe

 

© Desconocido
La “democratización” de Irak – Marzo del 2003

Hace diez años, más o menos, escribí lo siguiente en la página de aquel entonces de “Señales de los Tiempos”:

“Mientras estoy aquí sentado, una moción en la ‘Cámara de los Comunes’ británica ha sido derrotada por algunos 415 votos a favor y unos 149 en contra. No es que cualquier otro resultado habría detenido a los EE.UU. Sin embargo, significa una plena luz verde para el ataque a Iraq. El ‘ultimátum’ de Bush a Saddam expira a medianoche (GMT) del jueves (19:00 EST). La operación “Shock and Awe” (léase “muerte y destrucción”) puede venir en cualquier momento entre ahora y ese momento. Tenemos como mucho, un día, un día para contemplarlo, al borde del abismo antes de que la oscuridad nos envuelva a todos.

Como para burlarse de los que están en contra de esta invasión ilegal, las mentiras y engaños que han sido utilizados para justificarla, Ari Fleischer afirmó hoy que, incluso si Saddam se exiliara ahora, los EE.UU. todavía invadirían al país. No se trata de armas de destrucción masiva, sino de dominación y el principio destructivo. Quizás Ari siente que puede ser más realista ahora que es un “trato hecho”, ahora que Cheney, Rumsfeld y Blair han dicho a la gente que ama la paz del mundo que se ‘jodan’. Debe haber sido duro para Fleischer ponerse de pie frente a los medios del mundo todos los días y mentir tan profusamente. (Por otra parte, tal vez no).

Es difícil para mí describir los sentimientos que tengo en este momento; hay una enorme sensación de perdición inminente, mezclada con rabia por sentirme tan impotente para hacerle frente a tal psicopatía rampante. ¿Quiénes son estos hombres que simplemente deciden lanzar al mundo y a sus habitantes a la “guerra sin fin”, y quienes somos nosotros, quienes hemos podido ser engañarnos, por tanto tiempo, con mentiras tan patéticas y apenas disimuladas, sabiendo que nos haríamos a un lado y dejaríamos que se salieran con la suya?”

Hoy, hace diez años, los EE.UU. y los militares británicos (con un pelotón de acobardados “aliados” en el remolque) lanzaron la ‘Operación Libertad Iraquí’, alias ‘Shock and Awe’, alias ‘Operación destruir la infraestructura crítica de Iraq e iniciar un Ataque Abierto de 10 Años al – y ocupación del – pueblo iraquí”. Hasta la fecha, al menos 1,5 millones de civiles iraquíes han sido asesinados, y al menos 5 millones desplazados de sus hogares como resultado directo de la “liberación”. Esto, más los millones de muertos y empobrecidos, por las sanciones económicas iniciadas por EE.UU. en la década anterior. Los atentados mortales de automóviles siguen hasta hoy en día. Basta con decir que Iraq no fue liberado: fue destruido, y destruido deliberadamente.

La semana pasada, el periódico británicoThe Guardian publicó los resultados de una investigación de 15 meses por The Guardian y BBC Arabic. Eufemísticamente titulado: “James Steele: el misterioso hombre de Estados Unidos en Iraq“, el vídeo reporta evidencia bastante concluyente de que, en el período inmediatamente posterior a la invasión de EE.UU. a Iraq, el Gobierno de EE.UU. y los militares comenzaron a acumular una ‘milicia chiíta’ de 10.000 hombres que, bajo el mando de EE.UU., se utilizaría para hacer tres cosas:

  1. Secuestrar, torturar, asesinar y mutilar a los miembros de la resistencia iraquí y los miembros de la población iraquí que los apoyaban.
  2. Plantar bombas que apuntasen principalmente a áreas sunitas y chiítas en un esfuerzo por dividir a la población y por lo tanto cualquier resistencia unificada a la ocupación de EE.UU.
  3. Crear la impresión de una “guerra civil” en Iraq, que podría ser utilizada por los gobiernos de Estados Unidos y Europa y los militares para justificar la continuación de la ocupación de Iraq para propósitos del “mantenimiento de la paz”.

James Steele, el “Sr. escuadrón de la muerte” de Cheney y Rumsfeld

Si bien el documental de 50 minutos es suficiente prueba de que Rumsfeld, Cheney, el general Petraeus, y todos los otros halcones guerreros y monstruos NeoCon de la CIA conscientemente contrataron los servicios del ex coronel del Ejército de EE.UU. James Steele para la organización de escuadrones de la muerte contra la resistencia popular iraquí (una táctica que él, Steele, había utilizado contra los movimientos de resistencia en América del Sur en la década de 1970 y la de 90), el mismo complace a la narrativa oficial de que el “sectarismo” en Iraq fue la causa fundamental de la carnicería que se desarrolló.

La denominada ‘milicia chiíta’ utilizada por el gobierno americano (con la ayuda y asesoramiento de los “expertos” británicos e israelíes contra la insurgencia) fueron contratados directamente por la CIA y gente como James Steele para llevar a cabo asesinatos extrajudiciales de cualquier persona que ellos pudieran identificar vagamente como “resistencia”. Con el fin de ocultar esta estrategia, los ataques indiscriminados contra civiles iraquíes, chiítas y sunitas por igual, se llevaron a cabo a una escala masiva. Algunos de estos individuos, en otro ambiente, se llamarían ‘al-Qaeda’. Su utilidad en el empleo de promotores de la guerra en el Pentágono fue doblemente valiosa porque ambos justificaban la ocupación continua por parte de EE.UU. y proporcionaban “pruebas” para la mitología de la Guerra Americana contra el Terror, ex post facto, que los EE.UU. estaban en “guerra con los autores del 11-S”.

Mientras que antes de la invasión en 2003, no había absolutamente nada que vinculara el Iraq de Saddam Hussein con el 11-S, la creación de escuadrones de la muerte (reales) etiquetadas como ‘Al Qaeda’ (ficticio) en Iraq “hicieron real” la mentira de que Estados Unidos y toda la civilización occidental estaba en guerra contra hordas de musulmanes irracionales y violentos, y se convirtió en el modelo para instigar el terrorismo para reprimir los levantamientos populares en Yemen, Malí y otros países. Una vez que tienen a las personas violentas, pueden desgastar y gestionar la resistencia popular nacional, asegurando la no-oposición a los verdaderos objetivos estratégicos (es decir, el control del petróleo del Medio Oriente). Las fuerzas estadounidenses de ocupación, junto con sus homólogos británicos, tenían una larga experiencia en lo que realmente sucede cuando invades y ocupas militarmente a un país soberano: el pueblo resiste, y no sólo un grupo étnico ó religioso, más o menos toda la población. No hay nada como una ocupación extranjera para unir a un país entero.

Los británicos siguieron esta política en Irlanda del Norte. Primero se buscó la “criminalización” del conflicto (presentando a toda la resistencia como “terrorista”) y luego la «Ulsterización» del conflicto, la cual buscó crear la impresión en el gran público británico y el mundo de que la lucha en Irlanda del Norte fue un “conflicto sectario” interno, con los británicos cumpliendo el papel de los frustrados ‘cuidadores de la paz’. Ambas estrategias se resumen en un documento de estrategia británico de 1975 no publicado titulado “El camino a seguir”. Como parte del esfuerzo para crear la realidad de una “guerra civil”, fueron utilizados escuadrones de la muerte para atacar a los civiles de ambas comunidades (católica y protestante).

En Iraq, estos escuadrones de la muerte “chiitas”, controlados por EE.UU. han estado operando de la misma forma, y ​​mientras los medios de comunicación están contentos con describirlos como chiítas normales, motivados por prejuicios religiosos, son en realidad asesinos a sueldo que valoran sólo el dinero que se les paga por sus amos estadounidenses y la promesa de posiciones de poder en un futuro gobierno iraquí. Al igual que la tropa de los “rebeldes libios” y el “Ejército Libre de Siria”, estas personas forman la escoria de la sociedad árabe y del Medio Oriente. Dirigidos por “Spellbinders” (Hechiceros) que envuelven a sus bárbaras acciones con prosa religiosa, líderes seculares de la región, como Gadafi y Assad, Arafat y Nasser, lucharon en vano para mantenerlos a raya. La razón de esto es que los EE.UU, Gran Bretaña, Francia e Israel han apoyado constantemente – en forma de armas, dinero, formación y las mentiras descaradas – a los extremistas en contra de las voces racionales.

A lo largo de la ocupación de EE.UU. en Iraq, el principal representante de los chiítas en Iraq, Muqtada al-Sadr, ha pedido en repetidas ocasiones la unidad entre chiítas y sunitas iraquíes frente a la ocupación extranjera y el engaño en forma de esfuerzos para dividir a la resistencia. Estos esfuerzos incluyeron el bombardeo de puentes en Bagdad y otras ciudades iraquíes, un esfuerzo para evitar la comunicación entre los iraquíes, y el uso de tácticas de terror generalizado para hacer huir a los sunitas y chiítas iraquíes de sus hogares, y el bombardeo de los santuarios religiosos, ya sea chiítas o sunitas, en un esfuerzo para crear la realidad de la ‘violencia sectaria’.

Iraq hoy está en ruinas. El país ha sido desgarrado socialmente, principalmente a través de la literal destrucción de decenas de miles de civiles, muchos siendo torturado, de manera brutal y sistemáticamente, por escuadrones de la muerte patrocinados por EEUU. Cientos de miles han sido asesinados ya sea por las bombas de los aviones de EE.UU., las balas de los soldados estadounidenses, o los omnipresentes y muy eficaces “coches bomba” plantados por agentes estadounidenses, británicos y sus matones a sueldo.

La “Operación Libertad Iraquí” trajo muerte y destrucción a todo un país de 26 millones de personas. Es uno de los peores acontecimientos del mundo, y fue deliberado y meticulosamente planeado de esa manera.

Somos Bradley Manning

Publicado: 10 marzo, 2013 en Sin categoría

 

 

Traducido por Silvia Arana para Rebelión

© de

Estuve en el tribunal militar de Fort Meade, Maryland, el jueves pasado cuando Bradley Manning admitió haber entregado documentos gubernamentales secretos a WikiLeaks. Los cientos de miles de documentos filtrados revelaban crímenes de guerra cometidos por EE.UU. en Irak y Afganistán al igual que actos gubernamentales antiéticos. La declaración de Manning ante el tribunal fue una exposición contundente y conmovedora sobre la importancia de poner la conciencia por encima de la seguridad personal, la necesidad de sacrificar una carrera y la propia libertad por el bien público y el imperativo moral de ejecutar actos de rebeldía. Manning va a pagar seguramente con muchos años de cárcel -quizás el resto de su vida. Pero nosotros también vamos a pagar. La guerra contra Bradley Manning es una guerra contra todos nosotros.

El juicio no es simplemente un caso contra un soldado de 25 años que tuvo la temeridad de reportar al mundo exterior la carnicería indiscriminada, los crímenes de guerra, la tortura y el abuso llevados adelante por las fuerzas de ocupación en Irak y Afganistán. Es un esfuerzo coordinado por el estado de vigilancia y seguridad para extinguir lo que queda de una prensa libre, la que tiene el derecho constitucional a exponer crímenes cometidos por los que detentan el poder. Los individuos solitarios que corren riesgos personales para que el público conozca la verdad -los Daniel Ellsbergs, los Ron Ridenhours, los Deep Throats y los Bradley Manning- desde ahora van a ser acusados de “ayudar al enemigo”. Aquellos que desde el interior del sistema hacen público hechos que cuestionan la narrativa oficial serán encarcelados, como lo fue John Kiriakou, el ex analista de la CIA, por revelar que el gobierno de EE.UU. usa la tortura; comenzó a cumplir una sentencia de 30 meses en prisión el mismo día que Manning leía su declaración. Hay un adjetivo que se aplica a estados que crean este tipo de vacío de información: totalitarios.

Una de las mayores vergüenzas del periodismo es la cobardía de los periódicos The New York Times, El País, Der Spiegel y Le Monde, que usaron grandes cantidades de material filtrado por Manning a WikiLeaks y luego, le dieron la espalda cruelmente. Estas publicaciones hicieron muy poco esfuerzo para cubrir las audiencias previas al juicio de Manning, una falla que muestra la bancarrota y anemia de la prensa comercial. El rescate de los restos de honor que puedan quedar de nuestra profesión estuvo a cargo de un puñado de periodistas independientes, a menudo marginalizados y de otros pocos individuos y grupos -incluyendo Glenn Greenwald, Alexa O’Brien, Nathan Fuller, Kevin Gosztola (quien escribe para Firedog Lake), La Red de Apoyo a Bradley Manning, el activista político Kevin Zeese y el dibujante que hizo sketches en el tribunal, Clark Stoeckley, además de The Guardian, que también había publicado los documentos de WikiLeaks. Pero si nuestras domesticadas instituciones periodísticas piensan que escaparán a la ira del estado de vigilancia y seguridad negándose a defender o a reportar sobre Manning, pecan de ser asombrosamente ingenuas. Esta es una guerra que va a continuar. Y el objetivo del estado va más allá de encerrar a Manning por el resto de su vida. El estado está decidido a extraditar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, para juzgarlo en EE.UU. bajo cargos de espionaje o conspiración. El estado se propone establecer un sistema de información que sea un eco de la propaganda oficial. Es por eso que aquellos que poseen capacidades de computación que les permiten exponer los secretos de la élite en el poder han sido y son despiadadamente perseguidos y enjuiciados, como Aaron Swartz, que se suicidó en enero pasado, y Jeremy Hammond, que enfrenta la posibilidad de más de 30 años de cárcel por hackear a la empresa privada de seguridad Stratfor. Es por ello, que el vicepresidente Joe Biden rotuló a Assange como un “terrorista high-tech”, y es por ello también que el juicio a Bradley Manning es uno de los más importantes de la historia de EE.UU.

El gobierno ha decidido imputarle a Manning los 22 cargos, incluyendo el de ayudar al enemigo (Artículo 104), robar propiedad de EE.UU. (18 USC 641), espionaje (18 USC 793(e)) y delitos cibernéticos (18 USC 1030(a)(1)) -a pesar de que Manning no hackeó computadoras del gobierno. El estado también le imputará cargos por infracción de regulaciones legales generales (Art. 92). El gobierno se ha negado a hacer un acuerdo sobre la base de la aceptación de culpabilidad de Manning de nueve delitos menores. Entre ellos figuran la posesión sin autorización y la difusión del video conocido como “Asesinato colateral”; los Registros de la guerra de Irak; el Diario de la guerra de Afganistán; dos memorándum “Red Cell” de la CIA, uno de ellos titulado “Afganistán: Mantener el apoyo de Europa Occidental para las misiones de OTAN -Por qué la apatía podría no ser suficiente”; archivos de Guantánamo; documentos de un llamado “Artículo 15-6 de la investigación de la masacre de Garani en la provincia afgana de Farah ocurrida en mayo de 2009; y un informe de contrainteligencia del Departamento de Defensa, “WikiLeas.org -Una referencia online de los servicios de inteligencia extranjeros, insurgentes y grupos terroristas” al igual que una infracción de una normativa legal general al haber guardado información ilegalmente.

Los documentos filtrados por Manning, insiste el gobierno, sirvieron de apoyo a Al Qaeda y al terrorismo internacional. El gobierno intentará probar este punto ante el tribunal con un testigo anónimo, que probablemente será un miembro del comando que hizo la redada en la residencia de Osama bin Laden en Pakistán. Se dice que el testigo reportará que hallaron copias de los documentos filtrados en la computadora de bin Laden y que estos fueron de ayuda para Al Qaeda. Este accionar judicial es completamente espurio -como si algún ciudadano tuviera algún tipo de control sobre la información que se transmite al público y cómo se usa. Manning, por una cantidad considerable de dinero- podría haber vendido los documentos a gobiernos o grupos definidos como enemigos. En lugar de hacerlo, se acercó a The Washington Post y The New York Times. Cuando esos periódicos rechazaron su propuesta, envió el material de forma anónima a WikiLeaks.

Manning, de baja estatura y menudo, le explicó al tribunal militar el conflicto emocional que experimentó al comparar lo que él sabía de la guerra con la versión oficial. Dijo que se sintió profundamente perturbado cuando vio un video filmado desde un helicóptero Apache, cuando este y otros helicópteros realizaban un ataque contra civiles en Bagdad en 2007. Sintió repulsión por las bromas que hacían los atacantes mientras mataban y herían a aterrorizados seres humanos, incluyendo niños, como si practicaran un deporte. Entre los muertos figuraba el foto-periodista de Reuters Namir Noor-Eideen y su chofer, Saeed Chmagh. Reuters había solicitado varias veces que le permitieran ver el video, y el ejército se había negado repetidamente a mostrarlo.

El video del “asesinato colateral”

“Busqué en Google el suceso por fecha y ubicación general”, leyó Manning de su documento de 35 páginas, cuya lectura le tomó casi una hora. “Hallé numerosos relatos sobre los dos empleados de Reuters que murieron durante el ataque con armas aéreas. Otro relato explicaba que Reuters había solicitado una copia del video aludiendo al Acta de Libertad de Información (FOIA, según sus siglas en inglés). Reuters quería observar el video para tratar de entender lo que había sucedido y mejorar las normas de seguridad en zonas de combate. Un vocero de Reuters habría dicho que el video podría evitar la repetición de la tragedia y creía que había una necesidad imperiosa de que se diera a conocer el video”. [Alexa O’Brien, una de las periodistas que asistió la audiencia judicial del jueves, proporcionó una transcripción de la declaración de Manning.]

“A pesar de la presentación de la solicitud bajo el amparo de FOIA, los reportes de prensa informaron que CENTCOM [Comando Central] le respondió a Reuters de que no iba a dar fechas para considerar la solicitud y que podría ser que el video ya no estuviera disponible”, dijo Manning. “Otro relato escrito que leí un año después, decía que aunque Reuters continuaba solicitando el video no recibió ninguna respuesta formal o decisión escrita según las normativas de FOIA. El hecho de que ni CENTCOM ni las Fuerzas Multinacionales en Irak, ni MNF-I fueran a entregar voluntariamente el video me afectó más aún. Era muy claro para mí que la tragedia ocurrió porque el equipo de ataque aéreo identificó erróneamente a los empleados de Reuters como una amenaza potencial, cuando en realidad la gente en el camión estaba simplemente tratando de ayudar a los heridos. Ellos no representaban ningún peligro sino que eran ‘buenos samaritanos’. Sin embargo, el aspecto más preocupante del video para mí fue la sed de sangre que ellos (la tripulación del helicóptero) parecían tener.

“Deshumanizaron a los individuos contra los que disparaban y parecía que no valoraban la vida humana refiriéndose a ellos como “bastardos muertos” y felicitándose los unos a los otros por su habilidad para matar a muchas personas”, dijo Manning usando el micrófono mientras estaba sentado en la mesa de la defensa en el tribunal. “En un momento, se ve en el video un individuo en el suelo tratando de arrastrarse para ponerse a salvo. Está gravemente herido. En lugar de pedir atención médica al sitio, uno de los miembros del equipo de ataque aéreo expresa que ojalá la persona herida tome un arma para tener una razón para dispararle. Para mí, esto era similar a un chico que tortura a una hormiga con una lupa.

“Mientras que la falta de respeto por la vida humana del equipo de ataque aéreo me causaba tristeza, sentí una verdadera conmoción por la reacción que tuvieron al saber que había niños heridos. En el video, se puede ver que el camión se dirigía a ayudar a los heridos. En respuesta, el equipo de ataque aéreo solicita repetidamente que se lo autorizara a disparar contra el camión, y una vez obtenido el permiso lanzan contra el vehículo un mínimo de seis ataques. Poco después del segundo ataque, llega al sitio una unidad de infantería motorizada. A los pocos minutos, el equipo de ataque aéreo se entera de que había niños en el camión y a pesar de las heridas infligidas no dan señales de remordimiento. En lugar de ello, subestiman la importancia de sus acciones, diciendo ‘Bueno, la culpa es de ellos por traer sus niños a la batalla’.

“Los miembros del equipo de ataque aéreo parecen carecer de simpatía por los niños y por sus padres. Después, de una manera particularmente perturbadora, expresan regocijo cuando ven que un vehículo pasa por encima de uno de los cuerpos. A medida que continué investigando, hallé un artículo sobre el libro The Good Soldiers (Los buenos soldados), del escritor del Washington Post David Finkel. El Sr. Finkel se refiere al ataque aéreo. Mientras leía un fragmento en internet en Google Books, siguiendo el relato de Mr. Finkel me di cuenta de que él estaba citando, palabra por palabra, las comunicaciones de audio del equipo de ataque aéreo. Me quedó claro que el Sr. Finkel había obtenido una copia del video durante el tiempo que pasó como periodista incorporado (embedded) al ejército. Me quedé horrorizado con la interpretación del Sr. Finkel sobre el incidente. Leyendo su relato, uno creería que el ataque estaba de alguna manera justificado como una ‘revancha’ por un ataque previo que había causado la muerte de un soldado. El Sr. Finkel termina su relato del incidente refiriéndose al momento en que un soldado halla a un herido del ataque. Escribe que cuando el soldado lo ve, el herido junta los dedos índice, un gesto común de amistad en el Medio Oriente. Sin embargo, en lugar de socorrerlo, el soldado le responden con un gesto obsceno. El herido aparentemente muere poco después. Leyendo el relato, solo puedo pensar en cómo esa persona estaba simplemente tratando de ayudar a otros, y luego rápidamente se halla en la situación de que él mismo necesita ayuda. Para empeorar las cosas, en el último momento de su vida continúa expresando un gesto amistoso -un intento de amistad- solo para recibir a cambio un gesto reconocido de hostilidad. Para mí todo esto es un gran desastre, y me quedo preguntándome qué significan estas cosas, y cómo encajan entre sí. Esto me afecta emocionalmente…

“Esperaba que el público se sentiría tan alarmado como yo por la conducta del equipo de ataque aéreo. Yo quería que el público de EE.UU. sepa que no todas las personas en Irak y Afganistán son blancos de ataque que deban ser neutralizados, sino que también hay personas que luchan por vivir en un ambiente con un alto grado de presión, lo que llamamos guerra asimétrica. Después de entregar el video me sentí motivado por la respuesta de los medios y del público en general que observó el video del incidente causado por el equipo de ataque aéreo. Como yo lo había esperado, otras personas se sintieron tan perturbados como yo, o quizás más, por lo sucedido.”

Manning le proporcionó al público la ventana más importante hacia el mecanismo interno del poder imperial desde que se filtraran los Documentos del Pentágono. El uso rutinario de la tortura, la detención de iraquíes inocentes, las condiciones inhumanas dentro de los centros secretos de detención, el uso de funcionarios del Departamento de Estado como espías en las Naciones Unidad, la conspiración con las corporaciones para mantener los salarios bajos en países en desarrollo como Haití y crímenes de guerra específicos como el ataque con misiles en una casa que mató a siete niños en Afganistán seguirían siendo secretos sin Manning.

“Sentí que estábamos arriesgando demasiado por gente que parecía carecer de voluntad para cooperar con nosotros, generando la frustración y la ira en ambos lados”, dijo Manning. “Comencé a sentirme deprimido con la situación en la que nos encontrábamos atrapados año tras año. Los SigActs (reportes de actos significativos del Ejército) documentaron esto en detalle y proveen un contexto de lo que estamos viendo en el terreno.

“Al tratar de implementar operaciones de contraterrorismo, CT, y contrainsurgencia, COIN, adquirimos una obsesión con la captura y la muerte de los blancos de ataque humanos que figuran en las listas y empezamos a tener recelo de las naciones asociadas y evitamos cooperar con ellas, ignorando los efectos de segundo y tercer orden derivados del cumplimiento de objetivos y misiones de corto plazo. Creo que si el público en general, especialmente de EE.UU., tuviera acceso a la información contenida en las tablas CIDNE-I y CIDNE-A [una referencia a la información militar] esto podría despertar un debate interno sobre el rol de los militares y de nuestra política extranjera en general al igual que en la relacionada con Irak y Afganistán.

“También creo que el análisis detallado de la información en un largo periodo por diferentes sectores sociales podría ser la causa de que la sociedad reevalúe la necesidad e incluso el deseo de involucrarse en operaciones de contrainsurgencia que dejen de lado las dinámicas complejas de la gente que vive en las áreas afectadas.

Queda la certeza que, con esta declaración sin acuerdo previo (en inglés, naked plea), Manning será condenado a cumplir una larga sentencia de quizás 20 años. La jueza, coronel Denise Lind, quien determinará la sentencia de Manning, le advirtió que el gobierno puede usar su declaración para basar el caso por los cargos más graves. Manning enfrenta una condena de 90 años si es hallado culpable del cargo de espionaje, y de cadena perpetua si lo hallaran culpable de ayudar al enemigo. Los fiscales militares han dejado claro que quieren sangre. Dijeron que llamarán a 141 testigos, incluyendo 15 que sostendrán que Manning perjudicó los intereses nacionales; 33 testigos que, según dice el gobierno, se referirán a temas tan secretos que las sesiones del tribunal serán a puerta cerrada. Cuatro testigos -incluyendo según parece un oficial de la marina (Navy Seal) involucrado en la redada contra bin Laden, dará testimonio de forma anónima. El mayor del ejército Ashden Fein, quién es el fiscal principal, dijo ante el tribunal que los testigos del gobierno se referirán a temas como “heridas y muerte de individuos” que ocurrieron como consecuencia de las revelaciones de WikiLeaks y a cómo ” se incrementó la capacidad del enemigo en ciertos países”. El gobierno no ha permitido que el equipo de abogados defensores de Manning entreviste a algunos testigos antes del juicio.

Cuando Robert Gates fue Secretario de Defensa dijo que una evaluación del Departamento de Defensa determinó que la publicación de los Registros de la guerra de Irak y del Diario de la guerra en Afganistán “no habían revelado ninguna fuente ni ningún método de inteligencia de alto nivel”. En el juicio, sin embargo, el gobierno debe probar solo que la “filtración podría ser potencialmente perjudicial para EE.UU.” y necesita solo proveer “prueba independiente de, al menos, daño potencial a la seguridad nacional”, escribe el profesor de leyes Geoffrey Stone.

Las evaluaciones del gobierno determinaron que la filtración de cables diplomáticos del Departamento de Estado causaron solo “daños limitados a los intereses de EE.UU. en el exterior, a pesar de las afirmaciones del gobierno de Obama diciendo lo contrario”, según Reuters. “Nos dijeron que el impacto [de las revelaciones de WikiLeaks] causaron vergüenza pero no daños”, le dijo a Reuters un funcionario del Congreso, que recibió un reporte del Departamento de Estado,. “El gobierno de Obama se sintió obligado a decir públicamente que las revelaciones habían causado un daño grave a los intereses de EE.UU. para reforzar los esfuerzos legales que respaldaran el cierre del sitio web de WikiLeaks y para presentar cargos contra los denunciantes”, agregó el funcionario. Los fiscales, fortaleciendo aún más el caso, lograron impedir que los abogados de Manning presentaran evidencia sobre la ausencia real de daños causados a los intereses de EE.UU. por las revelaciones.

Manning hizo lo que cualquier persona de conciencia hubiera hecho. Frente al tribunal demostró compostura, inteligencia y dignidad -algo notorio teniendo en cuenta el abuso prolongado que sufrió durante los mil días adentro del sistema de prisión militar. Y justamente es por ello que el gobierno le teme. EE.UU. todavía produce héroes, algunos visten uniforme. Pero ahora los encierran en la cárcel.

El tribunal militar no ha distribuido una copia oficial de la declaración de Bradley Manning. Gracias a Alexa O’Brien por proveer una transcripción.

El presidente de MVS revela que el supuesto rescate de la banda ancha de 2.5 Gigahertz es en realidad una extorsión de alta magnitud – en contra del pueblo de México y favor de la gran televisora privada nacional.

Gobierno mexicano extorsiona libertad de expresión

© Desconocido

Como suele hacerse en México con las decisiones que podrían ser impopulares, el viernes pasado, justo un día antes de la final de la selección mexicana por la medalla de oro y de las expectación que generan los últimos momentos de los Juegos Olímpicos, Dionisio Pérez-Jácome, director de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, anunció que se efectuaría un “rescate” de la banda 2.5 Gigahertz, cuya concesión pertenecía, en su mayoría, a la empresa MVS (Multivisión). En el estupor mediático de las olimpiadas, pocos repararon en la importancia de esta medida.

Este jueves 15 de agosto el presidente de Multivisión, Joaquín Vargas, dio una conferencia de prensa en la que ventiló una extorsión de parte del gobierno federal en el caso de su concesión y plan para ofrecer un servicio de banda ancha que permitiría la transmisión de datos en dispositivos móviles al doble de velocidad y a la mitad de precio para hasta 55 millones de mexicanos.

Vargas argumentó que las razones que dio el gobierno para retirarle la concesión – un supuesto rescate en beneficio de los mexicanos – han sido tergiversadas. Las frecuencias de banda ancha no estarían a manos de una sola empresa y se había dispuesto pagar una cuota por la concesión, tomando como parámetro lo que se paga por la misma banda en otros países – pero al parecer el gobierno mexicano le había impuesto cifras exorbitantes, probablemente para hacerle imposible hacer efectiva dicha concesión.

“Las frecuencias no estarían en manos de una sola persona, el consorcio garantizaba como mínimo a cinco empresas, se operaba a través de un tercero neutral independiente a los socios de reconocimiento mundial, ofreciendo una verdadera red abierta, es decir que cualquier empresa que obtuviera la autorización de las autoridades podría tener acceso a ella para dar servicios de banda ancha móvil, proyecto que las autoridades también rechazaron”, lamentó.

Vargas también se refirió a un episodio en el que el secretario de Trabajo, Javier Lozano, lo extorsionó para que impidiera que Carmen Aristegui regresara a su espacio noticioso. Carmen Aristegui había sido despedida por Vargas luego de que hiciera una nota sobre el posible alcoholismo de Felipe Calderón, cubriendo solamente lo que legisladores del PRD habían difundido.

“El licenciado Javier Lozano inició manifestando que el señor presidente Felipe Calderón y su señora esposa, estaban enterados de que en ese preciso momento él se encontraba platicando conmigo. A lo largo de la plática, el licenciado Javier Lozano, mencionó textualmente que: ‘hemos encontrado que tu proyecto de la 2.5 GHz, tiene méritos propios, pero si recontratas a la periodista, a tu proyecto se lo lleva la chingada y te olvidas de este gobierno hasta su último día'”, denunció Vargas.

Todo indica que Vargas había estado negociando con el gobierno federal para poder efectuar su concesión, pero que en esta negociación pesó más la influencia de Televisa (y su alianza con Iusacell), la empresa perfilada a ganar la licitación de esta concesión.

“El rescate de la banda de 2.5 GHz de MVS tiene dedicatoria porque existen los ‘price caps’ o topes límite de espectro. En esta lógica, ni Telefónica ni América Móvil podrían participar por la 2.5; sólo Televisa con Iusacell porque los límites de ‘price cap’ (de los otros operadores) ya se saturaron”, explicó Jorge Fernando Negrete, director general de MediaTelecom Policy.

El caso es sumamente delicado ya que muestra la manera en la que se toman decisiciones que afectan la vida y el desarrollo de millones de personas: en base a la veleidad de unos cuantos funcionarios y a la pleitesía que se rinde a la corporatocracia, presidida por Televisa (y un par de empresas más, como Telmex y TV Azteca. A Calderón no le gustaba tener a una periodista, con mucho rating y credibilidad, informando sobre lo que verdaderamente ocurre en el país. Pero además se cuidaban de no ofender al poder mediático – que (im)pone presidentes. Para Televisa la banda ancha es un negocio de miles de millones de pesos, pero no sólo eso: tener una competencia que baje el precio y suba la calidad en las telecomunicaciones amenaza a todo el sistema, todo el status quo. Televisa, la empresa cuyo gran patriarca estructuró bajo la máxima de hacer televisión “para los jodidos”, necesita para seguir incrementando sus ganancias – manteniendo su monopolio – un país de personas sumidas en la pobreza y en la falta de educación. Tener aceso a internet de alta velocidad a bajo costo, amenaza el orden de las cosas. Tampoco hay que pensar que Joaquín Vargas buscaba dinamizar al país, revolucionando las tecnologías, pero ciertamente su propuesta era superior a las que tenemos en la actualidad, y tenía el potencial de permitir el acceso al internet móvil a millones de personas – la ecuación no es tan simple, pero esto podría significar menos personas viendo telenovelas.

“El rescate de las frecuencias de MVS combina dos hechos abominables. Por un lado, la actuación sesgada de funcionarios públicos – da igual si fueron movidos por la ambición, el miedo o la complacencia negligente-, que han favorecido ilegítimamente los intereses de Televisa, ya sea para aumentar sus activos o para combatir a sus competidores; y, por el otro, la revancha ejecutada desde el gobierno, por quienes matando dos pájaros de un tiro, obsequiaron la petición de Televisa para que MVS saliera del mercado que la televisora pretende avasallar y al mismo tiempo sancionar a quien decidió no doblegarse ante la arbitrariedad de quienes intentaron acallar una voz tan crítica como incómoda”, reflexionó Joaquín Vargas.

Así las cosas, y lo que parece aún menos alentador es que este proceso legal impedirá probablemente por varios años que se use esta banda (ni MVS ni Televisa), en detrimento de la economía y la conciencia de los mexicanos. También, con el regreso al PRI y su estrecha vinculación con Televisa, este tipo de prácticas, podría incluso ir en aumento. El gobierno mexicano ha usado el eufemismo de “rescate”, pero en realidad, junto con Televisa, se trata de un secuestro de la conciencia colectiva, una reducción de la banda a la que tiene acceso.

 

 
Astrónomos de todas partes del mundo registraron casi simultáneamente una alarmante ‘grieta’ jamás observada en la superficie del Sol, con una extensión de unos 800.000 kilómetros, cerca de las manchas solares 1535, 1538 y 1540, regiones que tienen una intensa actividad magnética y una temperatura más baja que sus alrededores.
La hendidura está creciendo a ritmo acelerado y los científicos han especulado que puede tratarse de acumulación de gas espeso y frío en la superficie, aunque son incapaces  de determinar su orígen.
 
 
En una cueva  que forma parte de una extensa red de cavernas distante unos 13 kilómetros de la Reserva de la Biósfera Maya El Mirador en Guatemala, el cual alberga una gigantesca pirámide subterránea, se ha descubierto un artefacto tecnológico que una vez más podría cuestionar los actuales conceptos ortodoxos sobre el pasado de la humanidad.
Antropólogos, funcionarios del gobierno de Guatemala, líderes del Concilio Maya y el Museo Nacional de Arqueología y Entomología ( MUNAE ) dieron a conocer el hallazgo en forma conjunta informando su creencia de que el aparato es de orígen maya y que en la misma excavación se encontraron lápidas e inscripciones con figuras teomorfas correspondientes a las constelaciones de Orión, Tauro, Las Pléyades, el Can Mayor y el Can Menor. 
 
Se trataría de un proyector holográfico capaz de transmitir imágenes tridimensionales con altísima fidelidad, que se activa automáticamente cuando una persona entra en contacto con él proyectando en el espacio una película que captura de manera excluyentemente inmersiva la atención del espectador, aunque los científicos por ahora no tienen la menor idea de cómo funciona.
El artefacto ( que será enviado al M.I.T. para su análisis ) posee una rejilla de cuarzo con aleaciones de tantalium, tellurium, oro y cobre con una esfera espiral interna de metales líquidos de no-Fermi, mayormente mercurio  ( que se especula sería una especie de transformador toroidal que oficia de alimentación ), en fases resonantes de alrededor de 8 htz.

“La proyección del equipo no es como ver una película, es como ser una película”, dijo el antropólogo Fernando K. Diaque.
Fue hallado por un indígena quiche y la proyección en cuestión mostraría el nacimiento de un ser inmenso y luego la aparición de una mujer arquetípica que se unen dando orígen a una especie de explosión universal.

Como siempre, se han disparado las típicas especulaciones sobre su orígen extraterrestre y su sincronizaciòn con un proceso de revelación e iluminación, su supuesto mensaje “divino”, o su conspirativa colocación de ex profeso por los Iluminati y otros popes del Nuevo Orden Mundial para perpetrar un simulacro de contacto con una súper raza extraterrestre que justifique una nueva y oscura forma de gobierno.

Lo concreto es que una vez más se trata del hallazgo de un elemento ancestral basado en tecnología cuyo funcionamiento y propósito somos incapaces de comprender que deja sin embargo un simple pero contundente mensaje sobre quienes lo manufacturaron.

La estrategia del nenúfar

Publicado: 18 julio, 2012 en Sin categoría
David Vine
Tomdispatch
mie, 18 jul 2012 03:53 CDT
 
Traducido para Rebelión por Germán Leyens

© Falco

Lo primero que vi el mes pasado cuando entré en el avión de carga C-17 gris oscuro de la Fuerza Aérea fue un vacío, algo faltaba. Faltaba un brazo izquierdo, para ser exacto, cortado a la altura del hombro, temporalmente parchado y unido. Carne gruesa, pálida, manchada de un rojo brillante en los bordes. Parecía carne cortada en pedazos. La cara y lo que quedaba del resto del hombre estaban ocultas por mantas, un edredón con la bandera de EE.UU. y un revoltijo de tubos y cintas, alambres, bolsas de goteo, y monitores médicos.

Ese hombre y otros dos soldados gravemente heridos – uno con dos muñones donde había habido piernas, el otro al que le faltaba una pierna bajo el muslo – estaban entubados, inconscientes y acostados en camillas colgadas de las paredes del avión que acababa de aterrizar en la Base Aérea Ramstein de Alemania. Un tatuaje en el brazo restante del soldado decía: “MUERTE MEJOR QUE DESHONRA”.

Pregunté a un miembro del equipo médico de la Fuerza Aérea por las víctimas semejantes que ven. Muchas, como en este vuelo, provienen de Afganistán, me dijo. “Muchas del Cuerno de África”, agregó. “En realidad los medios hablan muy poco de eso”.

“¿De dónde de África?” pregunté. Dijo que no lo sabía exactamente, pero sobre todo del Cuerno, a menudo con heridas graves. “Muchos de Yibuti”, agregó, refiriéndose a Camp Lemonnier, la principal base militar de EE.UU. en África, pero también de “otros sitios” de la región.

Desde las muertes de Black Hawk derribado [En España, La caída del halcón negro, en Latinoamérica] en Somalia hace casi 20 años, hemos oído poco, si algo, sobre víctimas militares estadounidenses en África (fuera de una extraña información de la semana pasada sobre tres comandos de operaciones especiales muertos, junto con tres mujeres identificadas por fuentes militares de EE.UU. como “prostitutas marroquíes”, en un misterioso accidente automovilístico en Mali). La creciente cantidad de pacientes que llegan a Ramstein desde África descorre una cortina sobre una significativa transformación en la estrategia militar de EE.UU. para el siglo XXI.

Es probable que esas víctimas sean la vanguardia de cantidades crecientes de soldados heridos provenientes de sitios muy alejados de Afganistán e Irak. Reflejan el creciente uso de bases relativamente pequeñas como Camp Lemonnier, que los planificadores militares ven como un modelo para futuras bases de EE.UU. “esparcidas”, como explica un académico, “por regiones en las cuales EE.UU. no ha mantenido anteriormente una presencia militar”.

Están desapareciendo los días en los que Ramstein era la base simbólica de EE.UU., un coloso del tamaño de una ciudad repleto de miles o decenas de miles de estadounidenses, supermercados, Pizza Huts, y otras comodidades. Pero no penséis ni por un segundo que el Pentágono esté haciendo las maletas, reduciendo su misión global y volviendo a casa. En los hechos, sobre la base de los eventos de los últimos años, es posible que sea todo lo contrario. Mientras disminuye la colección de bases gigantes de la era de la Guerra Fría, la infraestructura de bases en ultramar ha estallado en tamaño y alcance.

Sin que lo sepa la mayoría de los estadounidenses, la creación de bases en todo el planeta está aumentando, gracias a una nueva generación de bases que los militares llaman “nenúfares” (como cuando una rana salta a través de un estanque hacia su presa). Son pequeñas instalaciones secretas e inaccesibles con una cantidad restringida de soldados, comodidades limitadas, y armamento y suministros previamente asegurados.

En todo el mundo, de Yibuti a las selvas de Honduras, de los desiertos de Mauritania a las pequeñas Islas Cocos de Australia, el Pentágono ha estado buscando tantos nenúfares como puede, en tantos países como puede, lo más rápido posible. Aunque cuesta hacer las estadísticas, en vista de la naturaleza frecuentemente secreta de esas bases, es probable que el Pentágono haya construido más de 50 nenúfares y otras pequeñas bases desde el año 2000, mientras explora la construcción de docenas más.

Como explica Mark Gillem, autor de America Town: Building the Outposts of Empire, el nuevo objetivo es “evitar” las poblaciones locales, la publicidad y la posible oposición. “Para proyectar su poder”, dice, EE.UU. quiere “puestos avanzados aislados e independientes ubicados estratégicamente” en todo el mundo. Según algunos de los más fuertes propugnadores de la estrategia en el Instituto de la Empresa Estadounidense, el objetivo debe ser “crear una red mundial de fuertes fronterizos”, con los militares estadounidenses, “la ‘caballería global’ del Siglo XXI”.

Semejantes bases nenúfares se han convertido en una parte crítica de una estrategia militar de Washington en desarrollo que apunta a mantener la dominación global de EE.UU. haciendo mucho más con menos en un mundo cada vez más competitivo, cada vez más multipolar. Es bastante notable, sin embargo, que esta política de ajuste de las bases globales no haya recibido casi ninguna atención pública, ni una supervisión significativa del Congreso. Mientras tanto, como lo muestra la llegada de las primeras víctimas de África, los militares de EE.UU. se están involucrando en nuevas áreas del mundo y en nuevos conflictos, con consecuencias potencialmente desastrosas.

Transformación del imperio de bases

Se podría pensar que los militares de EE.UU. se encuentran en un proceso de reducir, en lugar de expandir, su poco apercibida pero enorme colección de bases en el exterior. Después de todo, fueron obligados a cerrar toda la colección de 505 bases, de mega a micro, que construyeron en Irak, y ahora están iniciando el proceso de reducir sus fuerzas en Afganistán. En Europa, el Pentágono sigue cerrando sus masivas bases de Alemania y pronto sacará dos brigadas de combate de ese país. Se planea que la cantidad de tropas globales se reduzca en unos 100.000 soldados.

Sin embargo EE.UU. sigue manteniendo su mayor colección de bases de toda la historia: más de 1.000 instalaciones militares fuera de los 50 Estados y de Washington DC. Incluye desde bases de décadas de antigüedad en Alemania y Japón a bases totalmente nuevas de drones en Etiopía y las islas Seychelles en el Océano Índico, e incluso balnearios para veraneantes militares en Italia y Corea del Sur.

En Afganistán, la fuerza internacional dirigida por EE.UU. todavía ocupa más de 450 bases. En total, los militares de EE.UU. tienen alguna forma de presencia de sus tropas en aproximadamente 150 países extranjeros, para no mencionar 11 fuerzas de tareas de portaaviones – esencialmente bases flotantes – y una presencia militar significativa, y creciente, en el espacio. EE.UU. gasta actualmente unos 250.000 millones de dólares al año en mantener bases y tropas en el exterior.

Algunas bases, como la de la Bahía de Guantánamo en Cuba, datan de finales del Siglo XIX. La mayoría se construyeron o se ocuparon durante la Segunda Guerra Mundial o justo después, en todos los continentes, incluida la Antártica. Aunque los militares de EE.UU. desocuparon cerca de un 60% de sus bases en el exterior después del colapso de la Unión Soviética, la base de infraestructura de la Guerra Fría permaneció relativamente intacta, con 60.000 soldados estadounidenses que permanecieron solo en Alemania, a pesar de la ausencia de una superpotencia enemiga.

Sin embargo, en los primeros meses de 2001, incluso antes de los ataques del 11-S, el gobierno de Bush lanzó una importante reestructuración de bases y tropas que continúa ahora con el “pivote Asia” de Obama. El plan original de Bush era cerrar más de un tercio de las bases de la nación en el exterior y trasladar tropas hacia el este y el sur, más cerca de zonas de conflicto previstas en Medio Oriente, Asia, África, y Latinoamérica. El Pentágono comenzó a concentrarse en la creación de “bases operativas avanzadas” más pequeñas y flexibles e incluso “sitios de cooperación” aún más pequeños o sea “nenúfares”. Las grandes concentraciones de tropas se restringirían a una cantidad reducida de “bases operativas principales” (MOBs por sus siglas en inglés), – como Ramstein, Guam en el Pacífico, y Diego García en el Océano Índico – que debían expandirse.

A pesar de la retórica de consolidación y cierre que acompañó este plan, en la era posterior al 11-S en realidad el Pentágono ha estado expandiendo drásticamente su infraestructura básica, incluidas docenas de importantes bases en cada país del Golfo Pérsico con la excepción de Irán y en varios países centroasiáticos críticos para la guerra en Afganistán.

Reinician la expansión de las bases

El “pivote hacia Asia” anunciado recientemente por Obama señala que Asia oriental estará en el centro de la explosión de bases nenúfares y eventos relacionados. En Australia se están estableciendo marines de EE.UU. en una base compartida en Darwin. En otros sitios, el Pentágono se dedica a planes para una base de drones y vigilancia en las islas Cocos de Australia y despliegues en Brisbane y Perth. En Tailandia, el Pentágono ha negociado derechos de nuevas visitas de la Armada y un “centro de ayuda para desastres” en U-Tapao.

© Laz

En las Filipinas, donde el gobierno expulsó a EE.UU. de la masiva Base Aérea Clark y la Base Naval Subic Bay a principios de los años noventa, hasta 600 soldados de las fuerzas especiales han estado operando silenciosamente en el sur del país desde enero de 2002. El mes pasado, los dos gobiernos llegaron a un acuerdo sobre el uso futuro por parte de EE.UU. de Clark y Subic, así como otros centros de reparación y suministro de la era de la Guerra de Vietnam. Como señal del cambio de los tiempos, los funcionarios estadounidenses incluso firmaron en 2011 un acuerdo de defensa con su antiguo enemigo, Vietnam, y han iniciado negociaciones para el creciente uso de puertos vietnamitas por la Armada.

En otros sitios de Asia, el Pentágono ha reconstruido una pista de aterrizaje en la pequeña isla Titian cerca de Guam, y considera futuras bases en Indonesia, Malasia y Brunei, mientras impulsa vínculos militares más estrechos con India. Sus fuerzas armadas realizan cada año unos 170 ejercicios militares y 250 visitas a puertos en la región. En la isla Jeju de Corea del Sur, los militares coreanos construyen una base que formará parte del sistema de defensa de misiles de EE.UU., a la cual tendrán acceso regularmente las fuerzas estadounidenses.

“Simplemente no podemos estar en un solo sitio para hacer todo lo necesario”, dijo el comandante del Comando Pacífico, el almirante Samuel Locklear III. Para los planificadores militares, “hacer todo lo necesario” se define claramente como el aislamiento y (en la terminología de la Guerra Fría) “contención” de China, la nueva potencia de la región. Esto significa evidentemente “salpicar” nuevas bases por toda la región, agregándolas a las más de 200 bases estadounidenses que han cercado China durante décadas en Japón, Corea del Sur, Guam y Hawái.

Y Asia es solo el comienzo. En África, el Pentágono ha creado silenciosamente “cerca de una docena de bases aéreas” para drones y vigilancia desde 2007. Aparte de Camp Lemonnier, sabemos que los militares han creado o crearán pronto instalaciones en Burkina Faso, Burundi, la República Centroafricana, Etiopía, Kenia, Mauritania, São Tomé y Príncipe, Senegal, Seychelles, Sudán del Sur, y Uganda. El Pentágono también ha investigado la construcción de bases en Argelia, Gabón, Ghana, Mali y Nigeria, entre otros sitios.

El próximo año, una fuerza del tamaño de una brigada de 3.000 soldados, y “posiblemente más”, llegará para realizar ejercicios y misiones de entrenamiento en todo el continente. En el cercano Golfo Pérsico, la Armada está desarrollando una “base avanzada flotante”, o “buque-madre”, para que sirva de “nenúfar” flotante a helicópteros y patrulleras, y ha estado involucrada en un masivo aumento de las fuerzas en la región.

En Latinoamérica, después de la expulsión de los militares de Panamá en 1999 y de Ecuador en 2009, el Pentágono ha creado o actualizado nuevas bases en Aruba y Curaçao, Chile, Colombia, El Salvador y Perú. En otros sitios, el Pentágono ha financiado la creación de bases militares y policiales capaces de albergar fuerzas estadounidenses en Belice, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Costa Rica, e incluso en Ecuador. En 2008, la Armada reactivó su Cuarta Flota, inactiva desde 1950, para patrullar la región. Los militares pueden desear una base en Brasil y trataron infructuosamente de crear bases, supuestamente para ayuda humanitaria y de emergencia en Paraguay y Argentina.

Finalmente en Europa, después de llegar a los Balcanes durante las intervenciones de los años noventa, las bases estadounidenses se han desplazado hacia el este a algunos de los Estados del bloque oriental del eximperio soviético. El Pentágono desarrolla actualmente instalaciones capaces de apoyar despliegues rotativos, del tamaño de brigadas en Rumania y Bulgaria, y una base de defensa de misiles e instalaciones de aviación en Polonia. Previamente, el gobierno de Bush mantuvo dos instalaciones ocultas (prisiones secretas) de la CIA en Lituania y en Polonia. Ciudadanos de la República Checa rechazaron una base de radar planificada para el sistema de defensa de misiles del Pentágono, que aún no ha sido probado, y ahora Rumania recibirá misiles basados en tierra.

Un nuevo modo de guerra de EE.UU.

Un nenúfar en una de las islas en el Golfo de Guinea de São Tomé y Príncipe, frente a la costa occidental, rica en petróleo, de África, ayuda a explicar lo que está sucediendo. Un funcionario estadounidense ha descrito la base como “otra Diego Garcia” refiriéndose a la base del Océano Índico que ha ayudado a asegurar décadas de dominación de EE.UU. sobre los suministros de energía de Medio Oriente. Sin la libertad de crear nuevas grandes bases en África, el Pentágono está utilizando São Tomé y una creciente colección de otros nenúfares en el continente en un intento de controlar otra región crucial rica en petróleo.

Mucho más allá de África Occidental, la competencia del “Gran Juego” del Siglo XIX por Asia Central ha vuelto de verdad, y esta vez de modo global. Se extiende a tierras ricas en materias primas de África, Asia y Suramérica, mientras EE.UU., China, Rusia y miembros de la Unión Europea se enfrentan en una competencia cada vez más intensa por la supremacía económica y geopolítica.

Mientras Pekín, en particular, ha participado en esta competencia de una manera sobre todo económica, marcando el globo con inversiones estratégicas, Washington se ha concentrado implacablemente en la fuerza militar como su baza global, marcando el planeta con nuevas bases y otras formas de poder militar. “Olvidad las invasiones a gran escala y las amplias ocupaciones en el continente eurasiático”, escribió Nick Turse sobre esta nueva estrategia militar del Siglo XXI. “En vez de eso pensad en fuerzas de operaciones especiales… ejércitos testaferros… militarización del espionaje y de la inteligencia… aviones drones sin tripulación… ataques cibernéticos y operaciones conjuntas del Pentágono con agencias gubernamentales ‘civiles’ cada vez más militarizadas”.

A esta incomparable potencia aérea y naval de largo alcance hay que agregar ventas de armas que superan a cualquier nación de la Tierra; misiones humanitarias y de ayuda en desastres que sirven claramente fines de inteligencia militar, patrullas y funciones de “corazones y mentes”; el despliegue rotativo de fuerzas regulares de EE.UU. en todo el globo; visitas a puertos y un despliegue expansivo de ejercicios militares conjuntos y misiones de entrenamiento que dan a los militares de EE.UU. una “presencia” de facto en todo el mundo y que ayudan a convertir a militares extranjeros en fuerzas testaferras.

Y cada vez más bases nenúfares.

Los planificadores militares prevén un futuro de interminables intervenciones a pequeña escala en las cuales una gran colección de bases, geográficamente dispersas, siempre estarán preparadas para un acceso operativo instantáneo. Con bases en la mayor cantidad de sitios posibles, los planificadores militares quieren estar en condiciones de volverse hacia otro país convenientemente cercano si EE.UU. no puede utilizar una cierta base, como fue el caso en Turquía antes de la invasión de Irak. En otras palabras, los funcionarios del Pentágono sueñan con una flexibilidad casi ilimitada, la capacidad de reaccionar con notable rapidez ante eventos en cualquier parte del mundo, y por lo tanto algo que se acerque a un control militar total del planeta.

Más allá de su utilidad militar, las bases nenúfares y otras formas de proyección del poder son también instrumentos políticos y económicos utilizados para construir y mantener alianzas y asegurar un acceso privilegiado de EE.UU. a mercados, recursos y oportunidades de inversión en el extranjero. Washington planifica utilizar bases nenúfares y otros proyectos militares para atar a países en Europa Oriental, África, Asia y Latinoamérica lo más estrechamente posible a los militares de EE.UU., y así a la continua hegemonía política-económica de EE.UU. En conclusión, los funcionarios estadounidenses esperan que el poderío militar arraigue su influencia y mantenga la mayor cantidad posible de países dentro de una órbita estadounidense en una época en la cual algunos están afirmando su independencia todavía con más fuerza y gravitan hacia China y otras potencias ascendientes.

Esos peligrosos nenúfares

Aunque la dependencia de pequeñas bases pueda sonar más inteligente y más económica que mantener inmensas bases que a menudo han creado enojo en sitios como Okinawa y Corea del Sur, los nenúfares amenazan la seguridad global y de EE.UU. de varias maneras:

Primero, el lenguaje “nenúfar” puede ser engañoso e intencionalmente o de otra manera esas instalaciones pueden crecer rápidamente hasta convertirse en inmensas bestias.

Segundo, a pesar de la retórica sobre la extensión de la democracia que sigue perdurando en Washington, la construcción de más nenúfares garantiza en realidad la colaboración con un número creciente de regímenes despóticos, corruptos y asesinos.

Tercero, existe un modelo bien documentado del daño que las instalaciones militares de diversos tamaños infligen a las comunidades. Aunque los nenúfares parecen prometer aislamiento de una oposición local, con el tiempo sucede a menudo que incluso las bases pequeñas causan enojo y movimientos de protesta.

Finalmente, una proliferación de nenúfares significa la militarización progresiva de grandes áreas del globo. Como los verdaderos nenúfares – que en realidad son malezas acuáticas – las bases tienden a crecer y reproducirse incontrolablemente. Por cierto, las bases tienden a engendrar bases, creando “razas de bases” con otras naciones, aumentando las tensiones militares, y desalentando las soluciones diplomáticas de conflictos. Después de todo, ¿cómo reaccionaría EE.UU. si China, Rusia, o Irán construyeran aunque sea una sola base nenúfar propia en México o en el Caribe?

Para China y Rusia en particular, más bases estadounidenses cerca de sus fronteras amenazan con provocar nuevas guerras frías. Más inquietante aún, la creación de nuevas bases para proteger contra una supuesta futura amenaza militar china puede llegar a convertirse en una profecía que se autorrealice: semejantes bases en Asia crearán probablemente la amenaza contra la cual supuestamente se deben proteger, haciendo que una catastrófica guerra contra China sea más probable, no menos.

Es alentador, sin embargo, que las bases en el extranjero hayan comenzado a generar un escrutinio crítico a través del espectro político desde la senadora republicana Kay Bailey Hutchison y el candidato presidencial republicano Ron Paul al senador demócrata Jon Tester y el columnista del New York Times, Nicholas Kristof. Mientras todos buscan medios de reducir el déficit, el cierre de bases en el extranjero posibilita ahorros fáciles. Por cierto, cada vez más personajes influyentes reconocen que el país simplemente no se puede permitir más de 1.000 bases en el extranjero.

Gran Bretaña, como otros imperios anteriores, tuvo que cerrar la mayor parte de sus bases restantes en el extranjero en medio de una crisis económica en los años sesenta y setenta. EE.UU. se moverá indudablemente en esa dirección tarde o temprano. La única pregunta es si el país renunciará a sus bases y reducirá su misión global voluntariamente o si seguirá el camino de Gran Bretaña como potencia en decadencia obligada a renunciar a sus bases desde una posición de debilidad.

Por cierto, las consecuencias de no elegir otro camino van más allá de los motivos económicos. Si continúan la proliferación de los nenúfares, de las fuerzas de operaciones especiales y las guerras de drones, es probable de EE.UU. se enfrente a nuevos conflictos y nuevas guerras, generando formas desconocidas de reacción e indecible muerte y destrucción. En ese caso, más vale que nos preparemos para la llegada de muchos más vuelos – desde el Cuerno de África hasta Honduras – que no solo transporten amputados, sino ataúdes.

David Vine es profesor asistente de antropología en la American University en Washington DC. Es autor de Island of Shame: The Secret History of the U.S. Military Base on Diego Garcia(Princeton University Press, 2009). Ha escrito para New York Times, Washington Post, The Guardian, y Mother Jones, entre otros. Actualmente termina un libro sobre las más de 1.000 bases militares estadounidenses ubicadas fuera de EE.UU.

CALLARSE NUNCA, HUMILLARSE JAMÁS

Publicado: 18 julio, 2012 en Sin categoría

 

 
Siempre que recibimos algún archivo que nos interesa, lo reproducimos en un post.
Hoy recibimos éste, simple y contundente, que nos encantó:
Una mañana cuando nuestro nuevo profesor de “Introducción al Derecho” entró nuestra aula, lo primero que hizo fue preguntarle el nombre a un universitario que estaba sentado en la primera fila: 
– ¿Cómo te llamas? 
Me llamo Juan, señor. 
¡Fuera de mi clase y no quiero que vuelvas nunca más! – gritó el desagradable catedrático. 
Juan estaba desconcertado. 
Cuando reaccionó se levantó torpemente, recogió sus cosas y salió del aula. 

Todos estábamos asustados e indignados pero nadie dijo nada. Está bien dijo el catedrático. ¡Ahora sí! ¿Para qué sirven las leyes?… 

Seguíamos asustados pero poco a poco comenzamos a soltarnos y tratar de responder su pregunta: “Para que haya un orden en nuestra sociedad” 
“¡No!” gritaba el catedrático, 
“para cumplirlas” 
“¡No!” 
“Para que la gente mala pague por sus actos” 
“¡¡No!! 
¿Pero es que nadie sabrá responder esta pregunta?!”… 

“Para que haya justicia”, dijo tímidamente una chica. 

“¡Por fin! Eso es… para que haya justicia. 
Y ahora ¿para qué sirve la justicia?” 
Todos empezábamos a estar molestos por esa actitud tan grosera. Sin embargo, seguíamos respondiendo: 
“Para salvaguardar los derechos humanos” 
“Bien, ¿qué más?”, decía el cate. 
“Para discriminar lo que está bien de lo que está mal”… Seguir… “Para premiar a quien hace el bien.” 
Ok, no está mal pero… respondan a esta pregunta ¿actué correctamente al expulsar de la clase a Juan?…. 

Todos nos quedamos callados, nadie respondía. 

– Quiero una respuesta decidida y unánime. 
¡¡No!!- dijimos todos a la vez. 
¿Podría decirse que cometí una injusticia? 
¡Sí! gritamos todos. 
¿Por qué nadie hizo nada al respecto? 
¿Para qué queremos leyes y reglas si no disponemos de la valentía para llevarlas a la práctica? 
Cada uno de ustedes tiene la obligación de actuar cuando presencia una injusticia. 

TODOS! …. Entendieron? ¡No vuelvan a quedarse callados nunca más! 

Vaya a buscar a Juan- dijo – mirándome fijamente. 
Aquel día recibí la lección más práctica de mi clase de Derecho. Cuando no defendemos nuestros derechos perdemos la dignidad, y la dignidad no se negocia.