IRA

Publicado: 2 mayo, 2007 en Sin categoría

Sinceridad.

 

He pensado y he pensado, cuanta contradicción hay en las palabras. Este es sin ser otra cosa un escrito de furia, estoy muy molesto, tal vez nacido de mi desesperación o de mi coraje, que mas da, aun por este medio estaré expresando mi frustración.

 

Me da coraje, me da tristeza, me da tirria solo de pensarlo, gentes que declaman la comprensión y la bondad, de dientes para afuera no cumplen su propia palabra, gente que se atreve a juzgar una situación desde afuera, pero que desde adentro, solo te dicen una sola cosa, no es verdad.

 

Tuve la fortuna y la desgracia de conocer a gente en los últimos años, gente que se expresaba de la humanidad desde la esperanza, sin sentirla, pues es fácil aplicar lo aprendido desde lo ajeno, pero nunca lo es hacerlo en la cabeza propia. Es fácil decir soy tu amigo, es muy difícil serlo cuando llega la necesidad. Es fácil decir que la realidad puede ser diferente, pero es difícil convencerse así mismo de ello, y de actuar en consecuencia. Es fácil ver los traumas de una persona, pero es difícil mirar cerca y darse cuenta de lo que pasa por la mente de cada quien, y saber cuando es uno parte del problema. Es facil decir se lo que es la lealtad, pero es difícil ponerla a prueba cuando la situación no es beneficiosa para uno.

 

Es fácil expresar distensión de algo o de alguien, pero es increíblemente difícil aceptar que tal vez se esta en un error.

 

Recuerdo algunas experiencias, algunas propias, algunas ajenas. En el mismo contexto.

 

Recuerdo una familia, que me miro con amistad forzada, pero que por otro lado hablo mal de mi a mis espaldas, dejándome fuera de toda posibilidad, de amar a una persona de su cercanía. El aceptado en mi lugar fue, un tipo que golpeaba  a ese ser, que ame profundamente.

 

Recuerdo, una familia, que hizo lo que pudo por separarme de una amistad sencilla, que no tenía más aspiraciones de eso, una amistad. Y recuerdo el suicido posterior de esa persona.

 

Recuerdo la cercanía de y un par de personas, que siempre me dijeron que eran la peor mierda de este planeta. Pero que a la larga, han sido más sinceras, y leales, que todas las personas de lengua dulce y de sentimientos hipócritas. Recuerdo a un grupo de suicidas vacíos, dispuestos a mas fraternidad, que un grupo de pedagogos, que conocí alguna ves.

 

Recuerdo a un amor que sin saberlo en realidad, acepto lo que quisieron decirle, y me dejo perdido en soledad. Aun cuando demostré en muchos sentidos que mi corazón siempre a sido leal, para quien me lo ha pedido. Y termine como el villano de un drama, del cual ni siquiera participe.

 

Que facil…

 

¡Que cantidad de absurdo!

 

Algunos han llegado a mi, pensando que entiendo su dolor, y por lo mismo me buscan, por eso me contemplan, por eso hablan, y por eso están a mi lado. Seres que se sienten relegados en su propia vida, sintiendo el vació de la soledad, del llanto, de la discordia, del malentendido, de la decepción. Estoy harto de una frase en particular. “A ti y a mi nos une el dolor”

 

Como puede ser posible, ¿el dolor? no hay espacio de pertenecer a ningún lugar  así. Soy quien esta en la tristeza, pero nunca se me ha permitido estar en la felicidad. Curo corazones, sin ser ególatra lo aseguro. Pero al final termino en la misma posición. Pues se me esta vetado a entrar. Aun guardo secretos oscuros, de gente que llegue a amar, y que de sus vidas solo soy un recuerdo borroso de una época extraña. Gente que odiaba ciertas cosas, gente que moría en cierta época, gente que no entendía algunas cosas, y que ayude a ver mas allá a veces siendo un santo a veces siendo un demonio. Y al final que me queda. Solo el cruel vació, que se da por la soledad. Y alguien leerá estas palabras, y sabrá que tengo algo de razón, y alguien mirara estas palabras y dirá lo mismo que han dicho siempre. Solo exagera, quiere llamar al atención. Alguien mas solo exclamara un bufido y resoplara una risa sarcástica diciendo, ¿si como no?

 

La gente que ha estado ahí, y sin adentrarse mas a mi, lanzando juicios, y pensando que están a salvo, solo les digo, que veo mas de lo que digo, y hago menos de lo que se merecerían esos actos ¡ya no mas! No estoy dispuesto a seguir aceptando mi destrucción por no dañar a alguien más.

 

Prepárense, pues esto ya colmo mi resistencia.

 

Querían ver mi oscuridad como real, entonces ya no la detendré, conocerán la venganza que mis manos pueden ofrecer. Pues ya me harte de intentar entender. De incluso justificarlos. O de pedir ignorarlos, pero con cada nueva condición, con cada nueva estupidez, ahora marcaran el conteo de mi ira. Y cuando eso suceda destruiré sus vidas. Pues estoy harto de detener mis manos cuando nadie  más lo desea hacer.

 

Si lo que querían saber, era si podían despertarme a otra cosa, lo han conseguido. Ahora estoy despierto, como el ser que fui antes. Sin duda, sin indecisión, sin corazón.

 

Sin un ápice de compasión.

 

   

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s